Para evitar problemas de salud y, sobre todo, mantenerlos en óptimas condiciones, se recomienda limpiar los cojines al menos una vez al mes. Las almohadas son uno de esos   artículos del hogar que requieren cuidados especiales  para mantenerlas higiénicas y aptas para un uso habitual.

¡No necesitas detergente para blanquear almohadas amarillentas y manchadas!

Los cojines  absorben restos de sudor y partículas de suciedad  , creando un ambiente perfecto para ácaros y bacterias. Y aunque suelen estar cubiertos con una funda protectora, es inevitable que con el tiempo adquieran manchas oscuras y olores desagradables. Sin embargo, tiene  sentido considerar algunas medidas de limpieza y desinfección   que contribuirán a una mejor apariencia con poco esfuerzo.

Aquí tienes los 4 mejores trucos para blanquear las almohadas amarillentas de forma natural al menos una vez al mes.

1. Bicarbonato de sodio y vinagre

Una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre blanco crea un producto totalmente natural perfecto para iluminar y suavizar las telas de las almohadas.  Estos ingredientes tienen propiedades antibacterianas y blanqueadoras que facilitan la eliminación de la suciedad y las manchas de sudor   . Esto es lo que dice este  estudio   de la Universidad de Iowa.

Ingredientes

  • 8 cucharadas de levadura en polvo (80 g)
  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)

Preparación

  • Coloca las almohadas en la lavadora y agrega bicarbonato de sodio y vinagre blanco.
  • Deje que se complete el ciclo y luego déjelos  secar al sol.

2. Agua caliente y jugo de limón

Para nadie es un secreto que el zumo de limón fresco es uno de los agentes antibacterianos y desinfectantes más eficaces que nos ofrece la naturaleza, tal y como confirma este  estudio   de la Universidad de Benín (Nigeria). Por eso, no es de extrañar que   también sea uno de los mejores aliados para dejar las almohadas frescas e impecables.

Ingredientes

  • Jugo de 6 limones
  • 2 ½ litros de agua (10 tazas)

Preparación

  • Calienta el agua y cuando hierva agrega el jugo de 6 limones frescos.
  • Sumerge suavemente la almohada, añadiendo más agua si es necesario, hasta cubrirla por completo.
  • Remojar durante 2 horas,  enjuagar y dejar secar al sol.

3. Bicarbonato de sodio y aceite esencial de árbol de té

Combinando dos ingredientes como el bicarbonato de sodio y el aceite esencial de árbol de té, podemos crear un producto de limpieza natural para cuidar nuestras almohadas. Este producto facilita la eliminación de las manchas amarillas y,  gracias a su acción antibacteriana, elimina  ácaros y bacterias.

Ingredientes

  • ½ taza de levadura en polvo (80 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

  • Coloca el bicarbonato de sodio en un bol y mézclalo con el aceite esencial de árbol de té.
  • Después de obtener un producto uniforme, extiéndalo sobre la almohada y   déjelo reposar durante 45 minutos.
  • Pasado este tiempo, enjuagar y secar al sol.

5. Peróxido de hidrógeno y limón.

Mezclando agua oxigenada y limón se obtiene un antimicrobiano casero con potentes activos   que elimina las manchas de sudor y saliva de las almohadas blancas.

Ingredientes

  • ½ taza de jugo de limón (125 ml)
  • 1 taza de peróxido de hidrógeno (250 ml)

Preparación

  • Agrega los ingredientes a un balde de agua tibia y remoja la almohada durante una hora.
  • Pasado el tiempo especificado, enjuagar en el ciclo normal de lavadora y dejar secar al sol.

¡Mantén tus almohadas limpias!

Para mantener tus almohadas en excelentes condiciones por más tiempo, puedes utilizar los trucos ya mencionados. Pero recuerda también   lavar la ropa de cama con regularidad  y sustituir las almohadas por otras nuevas al cabo de 2 años.