El limón es un  producto natural eficaz  para eliminar grasas, malos olores, suciedad y bacterias en la cocina.

El limón es una de las frutas que   no puede faltar en nuestra cocina, tanto para  potenciar el  sabor de un plato como como aliado en dietas y otros remedios saludables, para preparar una deliciosa limonada para refrescar. Además de todos estos usos, el limón   también es un producto que puede ayudarnos    a limpiar de forma ecológica y económica .

En esta ocasión te contamos   todos los usos del limón para la limpieza de tu cocina  y seguro te sorprenderá que sean muchos y esto también se debe a que se puede combinar con otros productos de limpieza. Uno de los usos más comunes de nuestras abuelas era utilizar  limones ya exprimidos en detergente para lavavajillas.

Este pequeño truco consiguió que no hubiera olores desagradables durante el lavado y que  la grasa fuera mucho más fácil de eliminar  . La ventaja del limón es su  alta acidez,  que cambia el pH en lugares donde  los microbios y bacterias no pueden sobrevivir  . Junto a su   rico aroma,  el limón es una de tus   mejores armas de limpieza  .

Los limones exprimidos sirven para todo: No los tires: Así los uso yo

  • Utensilios de cocina con costra

Si tus platos están cubiertos de partículas de comida, grasa y residuos de pescado u otros alimentos,  ralla un limón   y lávalos como de costumbre. Si la grasa está muy apelmazada,  haz una pasta con un poco de líquido lavavajillas y zumo de limón,  ponla sobre una esponja o estropajo y frota enérgicamente los utensilios sucios. Verás  desaparecer hasta la grasa más incrustada.

  • Quitar las manchas de cal

Sucede que al hervir agua para preparar té o café se acumula cal en sartenes, ollas y vasos que no se pueden limpiar regularmente con un simple enjuague. El remedio es  volver a hervir el agua, pero esta vez con una rodaja de limón.  Una vez que hierva, retíralo del fuego y  espera unas horas antes de enjuagarlo.

  • Limpiar la tabla de cortar y los cuchillos. 

Es importante mantener la higiene de estos utensilios de cocina porque durante su uso puede ocurrir lo que se conoce como “contaminación cruzada”.  Corta un limón por la mitad, rallalo con un cuchillo, tabla de cortar y otros utensilios,  déjalo reposar unos 30 minutos y lava como de costumbre. Verás que está como nueva y tiene un aroma delicioso.

  • Adiós grasa en los fogones

Gracias al  efecto astringente del limón  podrás deshacerte de la grasa más rápido, con menos esfuerzo y de forma respetuosa con el medio ambiente  .  Pon los limones exprimidos en agua caliente,  moja una esponja o estropajo para limpiar la estufa y  frota  . Déjalo actuar durante 5 minutos. Verás cómo  se desprende la grasa.

  • Eliminar malos olores en el lavavajillas

A veces, se pueden acumular residuos de comida en el lavavajillas. Así que si  quieres eliminar los malos olores para siempre  , agrega  un limón exprimido durante el ciclo de enjuague  o moja una esponja en vinagre con jugo de limón y pásala por el lavavajillas, al final del ciclo de lavado  el mal olor ya no estará. .

  • grifos pulidos

Si se acumula cal en los grifos del fregadero, todo lo que necesita hacer es  remojar un trozo de algodón en el jugo de un limón y  luego  limpiarlo sobre los grifos del fregadero.  También puedes utilizar el mismo remedio en sartenes en las que se haya acumulado cal.

LEA TAMBIÉN:  Horno, todos empiezan a usar una bola de papel de aluminio | ¡Este truco es fantástico si lo hubiera sabido de antemano!

  • Fácil de limpiar en el microondas.

Ya no tendrás que  preocuparte por limpiar el microondas.  Si has descuidado la limpieza,  puedes hervir una taza de agua, añadir los limones exprimidos,  humedecer un paño y limpiar el horno. En cambio, si calientas agua con limones exprimidos en el microondas, el vapor aflojará la grasa acumulada en el horno y eliminará los malos olores.

  • Eliminar los malos olores del frigorífico

El frigorífico puede  desarrollar olores desagradables  , sobre todo si no prestamos mucha atención a la limpieza y conservación de los alimentos. Si cada vez que lo abres sale un olor desagradable,  moja unos dientes en los limones exprimidos y guárdalos en el frigorífico.  Verás que los malos olores desaparecen por completo.

  • Pisos impecables

Algo que resulta muy molesto en la cocina es el  suelo sucio  . Si te has quedado sin tu limpiador de suelos favorito, el limón vuelve a ser tu aliado.

Llena un balde con agua caliente,  agrega las cáscaras de limón y limpia.  No sólo es limpio, sino que también tiene un aroma refrescante. Otro truco para  pisos muy sucios  es verter un litro de agua hirviendo en un balde y agregar una mezcla de  1 cucharada de jabón para platos, 1 taza de vinagre blanco, 1 cucharada de bicarbonato de sodio y cáscara de limón  . Este limpiador le da a tus pisos un brillo extra.

  • Limpiar los azulejos de la cocina.

No hay nada peor que ver una cocina con los azulejos manchados de grasa y juntas negras por la humedad, el polvo y la suciedad acumulada. El remedio es  mezclar un poco de jabón en polvo con jugo de limón  y   frotar las juntas de los azulejos con ayuda de un cepillo de dientes, luego enjuaga con agua y verás que quedan súper limpias.

  • Añade sabor a tu cocina

Cocinar puede ser delicioso, pero hay  olores que no desaparecen  aunque abras las ventanas. Si queda un olor desagradable, puedes preparar un aroma natural. Coloca una cacerola con  1 litro de agua, 10 rodajas de limón, 1 rama de canela y 15 dientes  a fuego lento hasta que hierva, luego retírala y espera a que se enfríe. Vierta el líquido en una botella con atomizador y rocíe.