¿Sabías que existe un truco de la abuela que te ayudará a dejar de sentir el calor abrasador? Te revelamos de qué se trata.

Agua en las muñecas

Cuando llega el verano, intentamos por todos los medios refrescarnos y sentirnos más cómodos, sobre todo cuando el aire está caliente y no nos deja respirar.

Además de los métodos habituales de refrigeración,  como aire acondicionado, ventiladores y otras soluciones,  también existen trucos que le ayudarán a refrescarse en la temporada de verano, especialmente húmeda. En este artículo enumeramos algunos trucos para evitar pasar demasiado calor en los días húmedos de verano.

Aquí tienes algunas ideas para refrescarte en un día caluroso.

Es necesario beber mucha agua,  beber agua fresca con regularidad  . Utilice ventiladores o aires acondicionados, si es posible, encienda un ventilador o aire acondicionado para enfriar la habitación. Tome una ducha fría: intente tomar una ducha o un baño frío para bajar la temperatura de su cuerpo. Use ropa ligera: Use ropa ligera y transpirable para ayudar a que su cuerpo se enfríe más fácilmente.

Evite alimentos y bebidas calientes: Prefiera alimentos y bebidas frías como ensaladas,  frutas frescas y jugos de frutas fríos  . Refréscate con una toalla mojada: coloca una toalla mojada en tu frente o cuello para una sensación refrescante instantánea.  Utilice una bruma facial o para la piel,  busque una bruma facial o corporal refrescante para rociarla sobre la piel y lograr un enfriamiento rápido.

Pase su tiempo en lugares frescos,   si es posible, trate de pasar tiempo en lugares con aire acondicionado como centros comerciales, bibliotecas o cines. Tome descansos regulares: si trabaja o hace ejercicio al aire libre, intente tomar descansos frecuentes para descansar y refrescarse. Evite la luz solar directa: permanezca a la sombra o cúbrase con un sombrero o paraguas para evitar un mayor sobrecalentamiento.

La mujer se siente muy caliente

hidratarse mucho

En los días calurosos es muy importante mantenerse hidratado para refrescar el cuerpo y prevenir la deshidratación y el golpe de calor. A continuación te damos algunos consejos para una hidratación adecuada durante el calor:

Beba agua con regularidad: beba agua fresca y limpia cuando tenga sed. Trate de beber al menos de 8 a 10 vasos de agua al día, incluso más durante el calor intenso o la actividad física intensa. Evite las bebidas alcohólicas ya que  el alcohol y la cafeína pueden aumentar la deshidratación  . Por tanto, intenta limitar el consumo en los días calurosos.

Si sudas mucho, puedes perder importantes sales minerales como el sodio, el potasio y el magnesio. Las bebidas con electrolitos pueden ayudar a restaurar estos minerales perdidos.  Puedes beber bebidas deportivas  o, como alternativa casera, preparar una solución de agua y una pequeña cantidad de sal y azúcar. Consuma alimentos con alto contenido de agua: elija frutas y verduras ricas en agua como sandía, pepinos, melones y frutas cítricas que le ayudarán a hidratarse.

Evite comer alimentos salados, ya que  los alimentos excesivamente salados pueden provocar un aumento de la sed y la deshidratación  . Trate de limitar su consumo de alimentos con alto contenido de sal. Tenga una botella de agua a mano. Cuando esté fuera de casa, lleve siempre consigo una botella de agua para hidratarse fácilmente.  Beber bebidas calientes  puede parecer una contradicción, pero en cambio puede refrescarnos ya que estimula la sudoración, que a su vez enfría el cuerpo a medida que el agua se evapora de la piel.

Controle el color de la orina: el color de la orina puede ser un indicador de sus niveles de hidratación. La orina clara o de color amarillo claro es un signo de una ingesta adecuada de líquidos, mientras que la orina oscura o concentrada puede ser un signo de deshidratación y requiere una ingesta adicional de líquidos.

Recuerda que la hidratación es fundamental en los días calurosos.  Por lo tanto, trate de mantenerse hidratado en todo momento y  esté atento a signos de sed o deshidratación.

Tejidos adecuados para el calor abrasador

En los días calurosos, es importante utilizar ropa confeccionada con tejidos ligeros y transpirables que permitan la circulación del aire y favorezcan la evaporación del sudor, manteniendo el cuerpo más fresco. Aquí te dejamos algunos tejidos aptos para el calor:

  • Algodón  : El algodón es un tejido natural ligero y transpirable que permite la circulación del aire y favorece la evaporación del sudor. Es una opción ideal para el verano ya que absorbe la humedad y ayuda a mantener la piel seca.
  • Lino:  El lino es un tejido natural que aporta sensación de frescor gracias a su capacidad de absorber la humedad y permitir que se evapore rápidamente. Es ligero y transpirable, perfecto para el calor del verano.
  • Seda:  La seda es una tela natural lujosa y liviana que se siente fresca en la piel. Es muy transpirable y permite que el aire circule para mantenerte fresco. La seda es especialmente adecuada para vestidos elegantes o prendas más ligeras.
  • Lycra o spandex  : estos tejidos elásticos se usan comúnmente en deportes y ropa activa. No sólo son muy transpirables, sino que además se adaptan al cuerpo sin restringir la libertad de movimientos.
  • Tejidos mixtos  : Existen muchos tejidos mixtos que combinan fibras naturales como el algodón o el lino con fibras sintéticas como el poliéster. Estos tejidos sintéticos suelen ser ligeros, transpirables y de secado rápido, mientras que las fibras naturales brindan comodidad y transpirabilidad.
  • Tejidos dry-fit o técnicos:  estos tejidos se suelen utilizar en ropa deportiva porque tienen excelentes propiedades transpirables y permiten que la humedad se evapore rápidamente. Estos tejidos técnicos pueden ayudar a mantener el cuerpo fresco y seco incluso durante una actividad física intensa.

Evite telas como poliéster, acrílico u otras fibras sintéticas densas, ya que pueden atrapar el calor corporal y promover la sudoración excesiva.

En general, al elegir telas para climas cálidos, busque  materiales livianos,  transpirables y cómodos que permitan al cuerpo mantener una temperatura más fresca.

calor

Consejos para dormir en verano

Ventilación: Asegure una buena circulación de aire en su dormitorio. Abra las ventanas y puertas para permitir que entre aire fresco. Si es posible, utilice ventiladores para mantener el aire en movimiento.  Elige la ropa de cama adecuada:  elige sábanas, mantas y almohadas confeccionadas con tejidos transpirables como el algodón o el lino. Evite los materiales sintéticos o pesados ​​que puedan retener el calor y hacerle sentir más abrigado.

Ducha fría antes de acostarse: Tome una ducha fría antes de acostarse. El agua fría enfría tu cuerpo y reduce la temperatura corporal antes de acostarte. Utiliza un ventilador o aire acondicionado:  Si tienes un ventilador o aire acondicionado  , úsalo para refrescar tu dormitorio antes de acostarte. Si no tienes aire acondicionado, también puedes colocar un recipiente o una botella de agua helada frente a un ventilador para enfriar el aire soplado.

Evite el uso de dispositivos calientes: Evite el uso de dispositivos que produzcan calor, como computadoras portátiles, secadores de cabello o planchas, por la noche. Estos dispositivos pueden aumentar la temperatura ambiente.  Utilice ventilación nocturna  : si se siente seguro al hacerlo, deje las ventanas abiertas por la noche para que entre aire fresco. Intenta colocar los ventiladores estratégicamente para crear una brisa fresca.

Calurosa y húmeda por la noche

Lleva ropa ligera para combatir el calor abrasador.

Utilice ropa ligera para dormir: Elija ropa ligera como pijamas o camisetas de algodón para favorecer la transpirabilidad y la comodidad durante toda la noche. Cree un ambiente fresco: mantenga su dormitorio fresco y cómodo.  Reduzca la iluminación  y el uso de dispositivos electrónicos que emiten calor, mantenga las cortinas o persianas cerradas durante el día para protegerse del sol y cuelgue toallas mojadas fuera de la ventana para enfriar el aire entrante.

Bebe agua fresca: Mantén una botella de agua  en tu mesita de noche para hidratarte si tienes sed por la noche. Utiliza geles refrescantes o agua termal: Si tienes mucho calor, puedes aplicar geles refrescantes en tobillos, muñecas y cuello para refrescar tu cuerpo. Alternativamente, puedes rociar un poco de agua termal en tu cara para refrescarte rápidamente.

Recuerde que cada persona tiene diferentes preferencias de sueño en las noches calurosas. Así que explore estas estrategias y adapte las que mejor funcionen para usted.