Bolas de naftalina y vinagre, ¿qué pasa cuando los mezclas? El resultado es realmente inesperado. Es por esto que estos 2 elementos te pueden venir muy bien. ¿ Qué sale si mezclas bolas de naftalina y vinagre ? Prueba este experimento y verás el resultado final. Crearás algo muy útil .

Bolas de naftalina y vinagre, porque son muy útiles por separado o juntas

¿Sabías que la combinación de diferentes elementos puede crear algo muy útil? Por ejemplo, ¿alguna vez te has preguntado qué sucede cuando mezclas bolas de naftalina y vinagre? El resultado final te dejará sin palabras.

Bolas de naftalina y vinagre
 Como bien sabes, la naftalina es un hidrocarburo que también se utiliza en la vida doméstica para desinfectar ambientes, eliminar moho y alejar las polillas de la madera.

En el mercado lo encontramos en forma de bolitas blancas y lo podemos utilizar como repelente de algunos insectos pero también para la limpieza del hogar .

El vinagre, por su parte, tiene unas propiedades extraordinarias . Ingrediente versátil no solo en la cocina, es perfecto como desinfectante, blanqueador y sanitizante . Excelente para pulir platos pero también para limpiar pisos, realmente se presta a muchas ideas para el hogar.

Como ves, estos dos elementos por sí solos pueden solucionar muchos problemas del hogar. Pero, ¿y si los combinamos? Sus propiedades combinadas nos serán aún más útiles.

Qué pasa si combinamos estos dos elementos: los resultados son extraordinarios

Bolas de naftalina y vinagre, ¿qué pasa si los mezclas? Prepárate para presenciar algo realmente asombroso. Estos dos elementos por sí solos son extraordinarios pero juntos pueden dar vida a algo aún más interesante y sobre todo útil.

Sigue estos consejos para crear un producto del que, te garantizamos, no podrás prescindir. Consigue un bol bastante grande y vierte en él unas bolitas blancas de naftalina que habrás triturado cuidadosamente con una batidora o con la ayuda de un martillo.

Vierta un litro de agua en el recipiente y mezcle la solución. Luego agregue 100 ml de vinagre blanco para que nuestra solución también sea desinfectante y agregue 3 cucharadas colmadas de detergente para platos o jabón.

Vierta otros 100 ml de alcohol en su solución y siga revolviendo. Notará que se formará una solución espumosa . Añade otros 3 litros de agua a la palangana (a temperatura ambiente) y añade unas gotas de tinte líquido , de esos que generalmente se usan para teñir telas. Hecho. Su solución está lista.

Limpiador hecho con vinagre y bolas de naftalina
 Vierte el contenido de la palangana en una botella de plástico , siempre con el tapón perforado, y empieza a utilizar este producto que será perfecto para pulir tus suelos.

Todos los ingredientes que hemos utilizado, combinados entre sí, garantizan una limpieza increíble para tus azulejos. El alcohol y el vinagre que hemos añadido a la solución tienen un efecto desinfectante y antibacteriano, mientras que las bolas de naftalina y el jabón tienen una acción desengrasante y limpiadora.

Con este nuevo detergente hecho con tus propias manos, puedes evitar comprar productos caros o disponibles comercialmente que nunca limpian tu piso a la perfección . Pruebe este método, estamos seguros de que quedará absolutamente satisfecho.

¿Has visto cómo la combinación de elementos, por diferentes que sean entre sí, puede dar vida a algo increíble y sobre todo útil? Las bolas de naftalina y el vinagre realmente se prestan para muchas cosas útiles, especialmente cuando se trata de la limpieza del hogar .

Puede usar bolas de naftalina para eliminar la humedad de las distintas habitaciones de su hogar o para mantener alejados a los insectos y las polillas de los armarios . El vinagre, por su parte, es un desinfectante natural y antibacteriano pero sobre todo tiene una acción limpiadora y desengrasante.

Por ejemplo, intente limpiar la vajilla oxidada o los grifos del fregadero con depósitos de cal. Verás que en pocos minutos tendrás platos y grifería como nuevos.

El vinagre también es perfecto para limpiar cristales . Solo tienes que rociar un poco, quizás diluido con agua, sobre tus ventanas o sobre los cristales de puertas y duchas y dejar actuar este ingrediente durante unos minutos. Luego procede a secar utilizando hojas de periódico y verás qué resultados tan increíbles: tus cristales brillarán como nunca.