Tanto  el aceite de oliva  como  el limón  pueden considerarse dos auténticas maravillas de la naturaleza. Tienen un sabor exquisito,  excelentes propiedades beneficiosas para la salud  y además son sumamente versátiles en la cocina.

Las grasas “buenas” del aceite y las vitaminas del limón se combinan para aportar  increíbles beneficios al organismo.  Si nunca los has probado antes, ahora es el momento de hacerlo: ¡te aseguramos que no te arrepentirás!

Aceite de oliva y limón: una panacea para la piel (y no solo)

Para probar los beneficios del aceite de oliva y el limón en tu piel en todos los sentidos, haz esto.

Exprime  en un vaso unas tres gotas de limón fresco (el máximo es  ecológico  o recién  recogido de una planta  del jardín o de la terraza  ) y añade  una cucharadita de aceite de oliva virgen extra.   Entonces  asegúrate de beber esta  mezcla antes del desayuno  , nada más levantarte por la mañana. Vete a la cama por la mañana. Recuerda: cuanto mayor calidad sean  los ingredientes,  mayores serán los beneficios que obtendrás de ellos. Aquí lo tienes: Con este gesto muy sencillo y casi gratis, te has hecho un favor y has ayudado a que tu  piel  esté más joven, más firme, más firme y más radiante.

Juntos, el aceite de oliva y el limón fortalecen  el sistema inmunológico  y, entre otras cosas, aumentan  la producción natural de colágeno.  Utiliza este  “elixir de salud y belleza  ”  varias veces por semana  y rápidamente notarás su eficacia. Si combinas este tratamiento con  un cuidado continuo de la piel  , también desde el punto de vista de la limpieza y la hidratación, los resultados serán aún más rápidos y notorios.

Contra el dolor muscular

Gracias a los  efectos antiinflamatorios  de ambos, el aceite de oliva y el limón juntos también actúan  contra los dolores musculares.  Como no se trata de un medicamento, el efecto es, por supuesto, más lento y suave, pero con un poco de paciencia funciona. En este caso, puedes beber el remedio en cualquier momento y en cualquier momento del día.

Contra la congestión

Aunque el limón se considera un alimento astringente, combinado con aceite también ayuda  contra el estreñimiento.  Además  , limpia el hígado  y ayuda al organismo  a eliminar toxinas.

El limón y el aceite de oliva apoyan el corazón y el sistema cardiovascular.

Por si lo dicho hasta ahora no fuera suficiente, debes saber que el limón y el aceite de oliva, cuando se consumen regularmente,  protegen el corazón y el sistema cardiovascular.  Son ideales para  combatir el colesterol “malo”.

En definitiva, lo habrás entendido: basta con consumir esta  mezcla completamente natural y sencilla para sentirte mucho mejor en todos los sentidos.