El limón es uno de los productos naturales más famosos por sus capacidades desengrasantes y limpiadoras. Ideal para higiene y limpieza, al igual que el bicarbonato y el vinagre.

Lavavajillas

El limón se puede utilizar para limpiar todas las superficies, quitar la suciedad de la vajilla , desengrasar y eliminar restos de grasa. El resultado será fabuloso, por encima de las expectativas.

Lavavajillas, cómo limpiarlo correctamente para que la vajilla esté siempre limpia y fragante

El lavavajillas se ha convertido en parte de los hogares italianos, especialmente en los últimos años. Hoy en día se considera un electrodoméstico casi indispensable , porque ya nadie tiene tiempo ni ganas de lavar los platos.

El lavavajillas se encargará de esto, pero no se puede comprar y colocar debajo del fregadero y luego usarlo cuando quieras sin cuidarlo con esmero . Hay quienes lo hacen, pero no saben el grave error que están cometiendo.

Cubiertos

Debes limpiar el lavavajillas a diario, con un paño húmedo y luego con limón una vez al mes, para higienizarlo y evitar que se acumule en su interior grasa, grasa y suciedad de ollas y cubiertos. Todo esto, a la larga, provoca malos olores, además de evidentes mal funcionamiento.

Cómo limpiar el lavavajillas con limón

Los platos, cubiertos, ollas y sartenes, lavados en un lavavajillas que no se limpia adecuadamente, acaban apestando en lugar de oler bien . Pero no te preocupes, porque en este caso el bicarbonato de sodio, el vinagre y el limón , considerados panaceas, vienen en nuestra ayuda. Estos productos naturales permiten lavar e higienizar en profundidad cualquier electrodoméstico, en cualquier condición.

Para lavar bien el lavavajillas y que huela a fresco en un abrir y cerrar de ojos, coloca medio limón en el cestillo , en el compartimento de cristal y activa el ciclo de lavado en vacío con una temperatura en torno a los 37 grados. Al final del lavado, el lavavajillas quedará fragante y limpio.

Limón

También existe un método alternativo  para utilizar limón Se exprimen los limones, el jugo se vierte en  cubiteras con hielo y luego se coloca en el congelador. Si quieres, también puedes añadir unas gotas de aceite esencial tal y como huele, y un poco de vinagre que aumenta la acción higienizante del limón .

Una vez que los cubitos se hayan endurecido, se pueden colocar en el lavavajillas después de cada lavado. De esta forma los platos olerán a limpio y el lavavajillas se limpiará solo mientras lava los platos.

Otros métodos alternativos

Alternativamente, en lugar de limón , puedes utilizar vinagre, que elimina la suciedad y la grasa. También en este caso, como para el limón, se activa el ciclo de lavado en vacío, a alta temperatura, con un vaso de vinagre, vertido directamente en el lavavajillas.

Puedes probar a limpiar el lavavajillas con bicarbonato de sodio , que desengrasa y desodoriza cualquier electrodoméstico. Simplemente ejecuta un ciclo de lavado vacío una vez al mes y listo.

Cómo cuidar tu electrodoméstico y garantizar que tenga una larga vida útil

Por último , no olvides limpiar el filtro del lavavajillas, que puede obstruirse durante el lavado con restos de comida . Luego desmonte los filtros, límpielos con un cepillo posiblemente de cerdas duras y luego enjuáguelos con agua caliente y agregando un poco de detergente, sin exagerar.

En cuanto al mantenimiento ordinario del lavavajillas , es importante eliminar todos los restos de comida de la vajilla antes de colocarla en su interior. Luego elige el detergente adecuado , descalcificador, brillante, se recomienda detergente. El ciclo de lavado comienza y nunca debe interrumpirse.

Llena el lavaplatos

Una vez terminado, saca la vajilla y deja la puerta abierta para permitir que escape el calor y se sequen los compartimentos. No debemos olvidar que, una vez al mes, el cesto del lavavajillas debe limpiarse con cuidado al igual que los filtros y los aspersores. En estos puntos se forma cal , lo que provoca un mal funcionamiento de la máquina .

Finalmente, utilizando nuevamente una solución a base de agua, limón y vinagre , limpie los bordes de la puerta, posiblemente con un cepillo de dientes viejo y un paño húmedo. Con el cepillo de dientes se eliminan los restos de suciedad donde es difícil llegar con un paño común. Limpiar toda la superficie con el paño.