Es difícil de imaginar, pero incluso los botes de medicinas se pueden reciclar. Aquí tienes la forma útil de darles una segunda vida.

Contenedor de medicina

Cuando utilizamos medicamentos, muchas veces prestamos poca atención a las cajas en las que vienen empaquetados y acabamos tirándolos. Sin embargo, estos pequeños paquetes pueden desempeñar un papel más importante en nuestra vida diaria y en el medio ambiente de lo que pensamos. En este artículo exploraremos las razones por las que deberíamos pensar en almacenar envases de medicamentos  y, sorprendentemente, cómo pueden incluso ayudar a solucionar uno de los problemas domésticos más comunes: una bombilla fundida.

Cajas de medicamentos, así es como reciclarlas

Almacenar botiquines es un pequeño gesto con un gran impacto ecológico.  Aunque parezcan insignificantes, su acumulación puede tener un impacto importante en el medio ambiente  , considerando la cantidad de cajas de cartón que se desechan cada día en todo el mundo.

Por tanto, el primer beneficio de almacenar botiquines es reducir los residuos y fomentar el reciclaje. Recordemos siempre desecharlos adecuadamente, siguiendo las pautas de reciclaje de nuestro país para ayudar a mejorar el medio ambiente. Alternativamente, también podemos reutilizarlos.

cajas de medicinas

Además de la sostenibilidad medioambiental,  los botes de medicamentos también pueden desempeñar un papel creativo a la hora de solucionar problemas cotidianos  , como una bombilla fundida. Cuando una bombilla deja de funcionar, normalmente la consideramos dañada sin posibilidad de reparación y la reemplazamos por una nueva. Sin embargo, un blister de aluminio típico de los botiquines podría   ofrecer una solución inesperada para reparar la bombilla sin tener que sustituirla.

La seguridad es lo primero: antes de realizar cualquier trabajo en la bombilla, asegúrese de que el interruptor esté apagado para evitar descargas eléctricas. Al realizar un trabajo como éste, la seguridad debe ser siempre la máxima prioridad.

Cómo reparar una bombilla gracias a una burbuja

El primer paso es quitar la bombilla.  Retire con cuidado  la bombilla quemada del casquillo  . Deje que se enfríe por completo para evitar quemaduras. Luego tome una caja de medicamento vacía y retire con cuidado la ampolla de aluminio. Tenga cuidado de no lastimarse con las esquinas afiladas.

Con unas tijeras o un cúter, corte el blíster de aluminio  en una forma rectangular que cubra completamente la parte inferior del bulbo  . Este blister actúa como puente entre los contactos de la bombilla y los del casquillo.

Arreglar una bombilla

Coloque el blister de aluminio en la parte inferior de la bombilla de manera que  los contactos metálicos queden completamente cubiertos  . Asegúrese de que esté bien posicionado y estable. Vuelva a insertar siempre con cuidado la bombilla reparada en el casquillo.

Entonces es hora de comprobar si nuestro método fue útil.  Encienda el interruptor y verifique si la bombilla funciona nuevamente  . Si todo se hizo correctamente, la bombilla debería volver a brillar correctamente.

Este método es sólo una solución temporal y no resuelve problemas más complejos con el sistema eléctrico o la propia bombilla. En caso de fallos repetidos u otros problemas, es imprescindible consultar a un electricista cualificado.

Almacenar dosis de medicamentos es un gesto ecológico con muchos beneficios tanto para el medio ambiente como para nuestro bolsillo. Además de reducir los residuos y fomentar el reciclaje,  estas cajas también pueden encontrar usos inesperados  , como la reparación temporal de bombillas tipo blister de aluminio.

Experimentar con formas de reutilizar y reciclar estos materiales nos ayuda a reducir nuestra huella ambiental y desarrollar una mayor conciencia sobre la gestión de residuos. Además, tenemos la oportunidad de ahorrar dinero y mostrar creatividad para encontrar soluciones ingeniosas a problemas domésticos comunes.